La Autopista Río Magdalena se construye con responsabilidad ambiental y social

El PRAS (Plan de Responsabilidad Ambiental y Social) es una iniciativa de Autopista Río Magdalena dirigida a minimizar, mitigar y compensar los riesgos ambientales y sociales que genere el proyecto vial.

La Autopista Río Magdalena, además de ser un proyecto vial esencial para el desarrollo del Magdalena Medio y Nordeste Antioqueño, se constituye en una fuente de ingresos y de conciencia ambiental para las comunidades del área de influencia, a través de la ejecución del Plan de Responsabilidad Ambiental y Social. 

Recuperación de ciénagas 

En desarrollo del PRAS, la Concesionaria emprendió la recuperación del ecosistema formado por el complejo de las ciénagas La Chiquita, El Encanto, El Perdido y Cachimbero, en inmediaciones del sitio donde se construye el nuevo puente sobre el río Magdalena, en el sector de Cimitarra, Santander. 

La finalidad de la iniciativa es recuperar esos espejos de agua para que haya producción de peces y se beneficien los pescadores de la región. Para ello, la Concesionaria contrató a 26 integrantes de las asociaciones de pescadores AsopamAsopescaAsopindeAsomillaAsoambiental y Corpeslaya, del área de influencia del proyecto vial, para que limpien las ciénagas y les hagan mantenimiento. Más adelante se hará repoblamiento de peces y reforestación de las rondas hídricas. 

Ingresos sostenibles 

Actualmente, dentro de la línea de Inversión Social a Comunidades, incluida en el PRAS para brindar alternativas de producción y generación de ingresos sostenibles a los vecinos del área de influencia, la Concesionaria implementó la creación de viveros en las veredas Manjarrés y Aterrado, de Cimitarra, para lo cual fue seleccionado un grupo de población vulnerable. 

La producción de estos viveros, que fueron instalados hace más de dos meses, tiene demanda asegurada, pues Autopista Río Magdalena comprará las plántulas para sus programas de reforestación de la rondas de las ciénagas.